• Sandra Elizalde

Infidelidad: ¿crisis u oportunidad?

Actualizado: 25 de ago de 2020



Hace unos meses atendí a una pareja que en su motivo de consulta anotó: "gestión de divorcio". Ellos acudieron a terapia para iniciar un proceso de separación porque en ese momento era la única salida que veían. Después de la primera sesión (que duró casi dos horas), con las preguntas pertinentes a su caso y su historia de pareja decidieron trabajar para recuperar su relación. ¿Por qué? ¿Qué pasó ahí?


Comúnmente asumimos que la infidelidad es un motivo suficiente para terminar con la relación de pareja; pero si bien es un trance muy doloroso, hay que tomar en cuenta varios factores, por ejemplo: la etapa en la que se encuentra la pareja, formas de comunicarse, relación con las personas fuera de su círculo de familia, ideas de cada uno acerca de lo que "una pareja debe ser", entre muchos otros.


Con esta información es posible situarnos en el terreno donde se mueve la persona que cometió la falta; sin juicios, ni victimización, simplemente tratando de entender la transgresión desde un terreno neutro. Identificando lo anterior, en las siguientes sesiones empieza un proceso en el que se trabaja con diferentes técnicas como la reparación del daño, el entendimiento del mismo y, uno de los más importantes, el perdón.


En el transcurso de estas sesiones la mayoría de las parejas descubre que su forma de relacionarse no era la más adecuada para tener una relación satisfactoria (entendiéndose por satisfactoria una relación donde hay amor, admiración, confianza y respeto, y ambas personas se apoyan para su crecimiento). Entonces, a través de las sesiones se descubren nuevas formas de comunicarse, de expresar el cariño, de identificar las expectativas y reinventar otras dinámicas de convivencia que los lleven a sentirse mejor el uno con el otro.


Tras una infidelidad, también se dan casos en los que la pareja decide terminar su relación. Cuando esto sucede, acudir a terapia también les sirve para entender lo que ocurrió, evitar situaciones así a futuro y, sobre todo, a identificar las faltas de cada uno y enmendarlas. Vivir este proceso les permitirá a ambos moverse a un futuro deseado, sin cargas y con el pleno conocimiento de las fallas cometidas y las lecciones aprendidas.


Si estás pasando por una situación parecida y necesitas ayuda profesional

¡Contáctame!


199 vistas0 comentarios